jueves, 15 de abril de 2010

¡El ayuntamiento no dice la verdad!


Hace un tiempo mande al ayuntamiento una sugerencia de mejora para que cumpla con la ley de accesibilidad en el nuevo parque y viviendas adosadas que se están construyendo en la calle Ribera nº9 del Puerto Viejo, pedía en el escrito se coloque el acceso en modo rampa para que personas en silla deruedas o aitas y amas con carrito de bebe puedan acceder a dicho parque. Bien, pues la respuesta del ayuntamiento vía correo electrónico, y por supuesto sin identificación alguna (porque para hacer la sugerencia te piden tooooodos tus datos, pero luego ellos no dan la cara) ha sido la guiente: "Teniendo en cuenta las cotas de las calles Ribera y Caridad y por tanto la orografía del terreno no es posible ejecutar rampas que cumplan con la normativa de accesibilidad vigente." 
Y esto, no es verdad. ¡Es falso!

En la fotografía de arriba vemos el acceso por la calle Ribera, hay terreno de sobra para hacer rampa.


En esta segunda imagen podemos ver la primera altura a superar, queda claro que no es una burrada sin solución, es más hace nada han puesto una rampa en la zona del metro que están soterrando en Andra Mari con una cota muy superior a esta de menos de cuatro metros.


En esta tercera imagen vemos la otra cota que desde el ayuntamiento son incapaces de adaptar a la ley vigente, ¡y son menos de dos metros de altura!
El ayuntamiento no dice la verdad, lo que sucede es que para hacer esas rampas habría que quitar terreno al constructor que quiere hacer los chalets adosados, y parece ser que este constructor es muy importante para el ayuntamiento, y vemos que es más importante tener unos metros más de jardín que un acceso para la gente que lo necesita. Esto es un fraude que demuestra que al alcalde no le interesa que se use ese parque y que lo quiere para uso privado de los vecinos de los adosaus.

1 comentario:

Getxo dijo...

El viernes hable con una amiga arquitecto y el sábado con un amigo también arquitecto, me dijeron que salvar esa cota era una locura, ya que la rampa ocuparía buena parte del terreno y no se podrían construir los trece adosados (acceso desde Ribera, 9).
Lo que no entiendo es porque el ayuntamiento se negaría a dar una licencia si alguien solicita abrir un bar en Getxo y les dice que no va a poner baño para minusválidos porque se le quedaría muy pequeño el bar o que no es posible salvar la cota de acceso al interior del bar con una rampa por que les robaría espacio al bar, y sin embargo da licencias para construir viviendas nuevas en una zona Patrimonio Histórico previa destrucción de una vivienda protegida cuando no disponen de estos accesos. Me parece increíble.
Si no pueden hacer una rampa que cumpla con ese 8% para que puedan acceder personas en silla de ruedas, al menos que hagan una rampa con un 15% o lo que sea necesario para que una amatxo empujando su carrito de bebé, pueda tener acceso al parque, pero que hagan algo.
Esta obra huele mal desde el principio.